CORDOVAN, LA PIEL MAS EXCLUSIVA.

 



El cordovan es un tipo de cuero que ocasionalmente es utilizado en la fabricación de calzado de alta gama. Al contrario de otras pieles, es un cuero equino hecho del tejido conectivo plano fibroso que está debajo de la piel en la grupa del caballo, es decir, la parte buena es la parte de la piel que está en contacto con el animal.

Cordovan deriva su nombre de la ciudad Española de Córdoba, donde fue producido por primera vez por los Visigodos en el siglo VII, y que después continuaron produciendo los moros durante varios siglos. A fines del siglo XIX fue descubierto por Franceses e Ingleses iniciando su producción con relativa intensidad ya que se usaba principalmente para realizar tiras para afilar cuchillas de afeitar. A principios del siglo XX son los curtidores europeos, que emigraron a Norteamérica, los que exportan esta tradición y pronto se dedican a la aplicación más valorada para aquellos tiempos que fue como material destinado a afilar las navajas de las barberias.

El Cordovan es un cuero costoso y difícil de fabricar. Se obtiene de la grupa del caballo, de ahí su nombre  “Piel de anca de Potro”. Las conchas obtenidas son denominadas en inglés  “shells” de ahí su denominación americana Shell Cordovan. Se trata de piezas pequeñas, la mayoría de las veces no alcanzan ni siquiera el tamaño para obtener un par de zapatos, uso para lo que se emplea hoy en día y por lo que se ha hecho famoso durante la última década en los mercados de moda Europeos. Unos zapatos de cordovan rondan los 800 euros.
El proceso del curtido es algo costoso.  A diferencia de las pieles de origen vacuno y bovino, esta se curte mediante taninos vegetales y, como decía,  se trabaja por la carnaza y no por la flor, de esta manera el resultado es una superficie lisa y con cierto brillo natural. Estas diferencias, unidas a su propia naturaleza, dotan a esta piel de ciertas características especiales que la hacen incomparable a cualquier otra, proporcionándole un doblado y arrugado totalmente distinto con una calidad incomparable.
Cuando el "trasero" sale del curtido, después del bronceado, se pasa a través de una máquina de división que elimina el grano o cara de pelo, revelando lo que se denomina la "concha" o “Shell”. Sus fibras cercanas a la carcasa dan como resultado un cuero liso y flexible que se usa casi exclusivamente en la fabricación de zapatos, correas de reloj, aunque otro uso es para la fabricación de Dactileras de protección de los dedos de tiro con arco, donde se utiliza desde 1976 y es muy apreciado por su resistencia, longevidad y cualidades protectoras.
Actualmente la tradición del curtido del Cordovan se reduce a algunas zonas de Europa, América y Japón y en todos casos la producción es bastante limitada y por tanto el producto alcanza siempre un alto precio. El incremento de la demanda ha hecho a esta piel cada vez más escasa, y la producción global actual es prácticamente insuficiente para cubrir la demanda de producción de zapatos, cosa que no sucedía años atrás. 



El gran productor mundial, además de reputado por mantener una extraordinaria regularidad en la calidad de sus curtidos, es la compañía familiar Horween Leather Co., compañía Norte americana fundada en 1905 en Chicago, Illinois, USA, y que desde sus comienzos curte Cordovan. En aquellos tiempos el uso principal era para afilar navajas de afeitado, donde la exigencia de durabilidad la hacía único con ese fin. 
El cuero obtenido por Horween consigue a través de su exclusivo proceso de curtición obtener de esta piel una serie de singularidades que abre el horizonte a otros usos alternativos como en tiro con arco. Su especializado tratamiento de engrasado en caliente, junto con otros secretos de la firma, la hace diferenciarse claramente de otros curtidores.
Hoy día podemos encontrar curtidores de Cordovan en Italia, Inglaterra y Japón, pero ninguno ha podido dar el acabado regular y duradero de Horween. Su prestigio es tal, que es el único caso dentro de la marroquinería donde el propio fabricante de zapatos, hace aparecer el emblema de la casa curtidora junto al suyo; algo que ocurre tanto en zapatos, en carteras, cinturones y correas de reloj. Solo los Japoneses ha alcanzado una calidad de cordovan digna, aunque solo en aspectos como la suavidad y coloración. La producción de Genuino Shell Cordovan de Horween es muy limitada y esta casa ha sabido cuidar su reputación, pues no vende este producto al que pueda pagarlo, si no al que pueda trabajarlo y potenciar aún más su valor. Por eso solo vende a algunos fabricantes de dactileras norteamericanas como Neet Products, Arizona Archery Enterprises o Tomorrow Archery Resources. También a artesanos distinguidos y a casas zapateras de reconocido prestigio.

El cordovan, a diferencia de otras pieles, no estira más hacia un extremo que hacia el otro, esto facilita su aprovechamiento en su disposición para fabricar dactileras de arquería. Además de su extraordinaria resistencia al agua de lluvia, su particularidad más destacable es la casi nula aparición de arrugas de sufrimiento en los dobleces que se crean por la tensión de la cuerda del arco. Esto favorece que las dactileras se adapten cada vez más a su usuario incrementando la adaptación y la calidad de la suelta.


El cordovan original Horween tiene los mejores resultados como piel para dactileras con una vida más de 10 veces superior a la mejor piel, y unas 5 veces superior a su inmediato competidor, el cordovan Japones.
Su mantenimiento es casi nulo al ser una piel diferente y su mantenimiento también es diferente. Al ser una piel rica en aceites internos no es preciso aplicarle cremas con regularidad, solo esporádicamente y específicas para ello. Se recomienda usar un trapo húmedo para limpiar. En casos de que el cuero se reseque, se puede complementar con algún producto específico. Los puristas dicen que la saliva humana es el mejor producto para ello.


A. Cerra

 

 

 

tr>